hola@madressueltas.es

La bimaternidad y la culpa

La bimaternidad y la culpa

Cuando descubres que estás embarazada, un montón de sentimientos empiezan a hacerte compañía: alegría, emoción, tristeza, miedo, culpa… Y a partir de entonces, vives con ellos cada día.

Cuando nació BB8, mi primer hijo, yo me sentía culpable porque no era capaz de decir la tan manida frase: “no te conozco y ya te quiero”. No, yo no conocía a BB8 y no, aún no le quería. Solo por eso, ya sentía que no iba a ser una buena madre. Llevó su tiempo, pero ahora, adoro a mi hijo.

Con R2, la pequeña de la casa, volvió a pasar más de lo mismo. Pero al nacer, la culpa ya se estableció como parte de mi rutina. También me llevó un tiempo, pero ahora puedo decir que quiero a mis hijos con locura.

 

La bimaternidad y la culpa

 

Al nacer mi segundo bebé, empezó a surgir todo el catálogo de motivos por los que sentir culpa.

 

La bimaternidad y la culpa:

  • Culpa por no prestar tanta atención a R2 como a BB8: con BB8 no íbamos al baño si estábamos solos a no ser que estuviera durmiendo, con R2, vamos y la podemos dejar sola en el salón en su hamaca que no pasa nada.

 

  • Culpa por no prestar atención a BB8 porque está R2: cuando quieres que BB8 se duerma, y a los cinco minutos estas con R2 enganchada a la teta mientras BB8 reclama tu atención para su dosis de mimitos maternos.

 

  • Cuando uno de los dos se pone enfermo automáticamente desatiendes al otro, cierto, no te puedes multiplicar, pero es triste sentir que tus hijos se conforman con migajas de tu cariño porque no puedes pasar mucho tiempo con ellos.

 

  • Culpa de ir a trabajar: si señor, sentirte culpable de ir a trabajar es lo mas habitual del mundo. Te sientes culpable por dejar a tu bebe en otras manos que no son las tuyas (aunque sean las de su padre), culpable por querer dejar de ser solo una mamá y querer seguir con tu carrera profesional, culpable por ganar dinero para poder dar de comer a tus hijos…

 

  • Culpable por dividir los afectos: te sientes culpable porque a veces, da la sensación de que quieres mas a uno que a otro. No hay razón para que sea así, pero tu así lo sientes.

 

  • Culpable por no llorar en las mismas situaciones en las que lo hiciste con tu hijo mayor: yo lloré mucho cuando volví a trabajar después de que naciera BB8, y agradecí mucho salir de casa cuando me tocó reincorporarme después de que naciera R2. Y me sentí culpable por ello.

 

  • Culpa por hacer que tu hijo pequeño herede lo del mayor sin comprarle apenas ropa al pequeño. Aun recuerdo la ilusión que hacia comprar la ropa de recién nacido con BB8, pues con R2, apenas compré un par de bodies…

 

 

  • Culpa por saturarte cuando estas con los dos y se ponen en modo intenso.

 

  • Culpa por encerrarte en el baño a llorar porque estas saturada.

 

  • Culpa por no poder ser la mujer con la que se casó tu marido (aunque él jamás haya dicho nada al respecto ni haya hecho reproche alguno).

 

  • Culpa por no saber si eres madre, hija, esposa, hermana, amiga o simplemente mujer.

 

  • Culpa porque las dichosas hormonas no quieren escuchar a tu parte racional.

 

  • Culpa por no saber si lo estas haciendo bien o no.

 

  • Culpa por no haber adelgazado después del embarazo.

 

  • Culpa porque algunos días quieres volver a tu vida sin niños.

 

  • Culpa por no poder multiplicarte.

 

  • Culpa por no ser omnipresente.

 

  • Culpa por dar biberón.

 

  • Culpa por dar teta.

 

  • Culpa por…

 

¡¡Culpa por sentirte culpable!!

 

Al final, entiendes que vas a convivir con la culpa el resto de tu vida y decides que vas a ponerte unos cascos con la música que más te gusta, y simplemente, vas a hacer oídos sordos!!!

 

Te podría interesar...

 

Un comentario

  1. Soraia dice:

    Animo! No estas sola🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Madres Sueltas
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: hola@madressueltas.es.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.