hola@madressueltas.es

Viajar por un libro o película

Viajar por un libro o película

mapa brújula taza nota pluma

Viajar es uno de esos placeres que todos hemos vivido con emoción. En ocasiones la motivación puede surgir de la lectura de un libro, de una película o de una serie. Por poner un ejemplo, amigos que han viajado a Nueva York y te dicen a la vuelta ¡¡Es igual que en las películas!! Hay lugares cuyas oficinas de turismo explotan en su justa medida el haber sido escenario de películas.

En esta entrada las Madres Sueltas os comentamos alguna de nuestras experiencias al respecto.

Okami

Debo decir que he acudido a diferentes lugares, no tanto por haberlos visto en una película, sino por haber leído sobre ellos en repetidas ocasiones, por dar una imagen real a todos los escenarios imaginados mientras leía o, también, por comprobar que son tal cual me lo ha dibujado en un manga.

Recuerdo una vez que viajé con unas amigas a Escocia. Todas habíamos leído parte de una serie de libros, concretamente la serie de Karen Marie Moning sobre Magic Highlanders. Nos traíamos un cachondeo considerable con las falditas, los cuadros escoceses y los chicos cachas y sus “polvos mágicos”. Aprovechando que la hermana de una de las colegas estaba haciendo su Erasmus en Escocia, nos liamos la manta a la cabeza y nos fuimos “a visitarla”. A la muchacha y a Escocia.

El viaje fue muy divertido, pero nos sentimos como en esos memes de “expectativas / realidad”, porque los escoceses “cachas” no abundaban o eran más feos que pegar a un padre con un calcetín sudado. Flipamos con el Lago Ness, nos reímos con las vacas del flequillo, visitamos el bar donde J.K. Rowling escribió Harry Potter y comimos muchas galletas de mantequilla, amén de las pintas que también nos pudimos tomar. Pero de Highlanders “mágicos” nada de nada. Lo importante fue que, siguiendo aquel llamamiento, visitamos unas cuantas ciudades escocesas y descubrimos que el mundo es un lugar maravilloso e inspirador.

Okami

Undomiel

Yo, al igual que Okami, he ido a diferentes sitios por “culpa” de libros más que de películas. Y es que, como bien dice, al leer sobre según que sitios, te los imaginas pero hay veces que necesitas más. Ver en primera persona cómo son, qué se siente…

Después de leer el Código da Vinci tuve que ir a la iglesia de Saint Sulpice cuando estuve en París y a la iglesia del Temple (que escondida está la jodida, por cierto) en Londres.

También por culpa de Dan Brown y su “Ángeles y Demonios” hice ruta turística por las diferentes iglesias de Roma. Fue nuestro guía para ver las obras más famosas (vimos muchas más, por supuesto), pero eran una buena base de partida.

Y no me puedo olvidar del maravilloso castillo de Loarre en Huesca (del que prometo hablaros más adelante), protagonista del libro El Castillo de Luis Zueco y que aparece en la película El Reino de los Cielos. Al lado de casa y lugar que merece mucho la pena visitar.

viajar por un libro

Aunque no me puedo dejar la famosa playa de Santa Mónica, dónde se rodó… ¡Los Vigilantes de la Playa! No todo va a ser cultureta, ¿no? Hay tiempo para todo.

Todavía me queda muchos sitios por ir: Egipto por todos los libros de Christian Jacq (y por mi obsesión con esa cultura), Nueva Zelanda por el Señor de los Anillos, Petra por Indiana Jones… El mundo es tan grande, y yo tengo tan poco tiempo

Luna

Cuando estuve viviendo en Dublín, aproveché para recorrer todos los pueblos y zonas mágicas de Irlanda, que tiene muchísimas. Así, descubrí muchísimos parajes preciosos que habían sido escenarios de la conocida película de Mel Gibson, “Braveheart”, que, aunque ni él ni la película son de mis favoritos, reconozco que me hizo mucha ilusión conocer un escenario de película. Además es una película que he visto varias veces (porque la reponen infinidad de veces en la tele) asi que cuando nos lo estuvieron enseñando pude reconocer las escenas con facilidad y fue genial.

Aprovechando mi estancia allí, también pasé una jornada en Belfast. Ir a Belfast para mi era sinónimo de “Titanic”. Y es que este grandioso barco fue creado en esa ciudad. Para mí, una enamorada de la película de James Cameron, era la ocasión perfecta de poder visitar aquel lugar. La realidad es que en aquel momento sólo existía el astillero donde habían construido el barco y era ¡impresionante! Me quedé con ganas de ver y conocer más. Hace pocos años aprovecharon el tirón y crearon, junto a él, un museo bastante bien considerado sobre el famoso barco. ¡Tengo pendiente volver!

 

G. Teller

Yo no he viajado mucho ni por libros o películas. Es algo que tengo pendiente, aunque me dé vergüenza decirlo.

He aprovechado que como vivo en una gran ciudad donde se han rodado películas y escrito libros, he acudido a ver los sitios más emblemáticos.

Por ejemplo, la Catedral del Mar. Un libro que me robó el corazón. Igual que la iglesia que tiene su nombre. He visto el edificio y el piso donde vivían los padres de todo sobre mi madre.

Mis asignaturas pendientes son muchas. La primera, ir a Navarra, a Baztán concretamente. Necesito sumergirme en ese paraje único que se describen en los libros de Dolores Redondo.

viajar por un libro

Soy amante del cine y siempre pienso… Uaaaau, me encantaría viajar ahí, pero realmente me apetecería ir a ver donde se rodó Harry Potter.

Si vuelvo ir a mi amada Italia, país que me enamoró hace muchos años, quiero ir a Verona, ciudad de Romeo y Julieta. Gracias a Shakespeare pude ver que los dramas son uno de mis pasatiempos favoritos.

Y os voy a contar un pequeño secreto, pero que quede entre nosotras. Amo la serie Sexo en Nueva York y sí, deseo caminar por sus calles como Carrie, Samantha, Charlotte y Miranda.

 

Morrigan

Viajar por un libro. O solo el hecho de viajar. La verdad que con lo que me gusta, poco lo he hecho, la economía no acompaña. Pero con los libros he ido a mil lugares distintos: Escocia, Irlanda, París, Roma, Egipto, Nueva Orleans…

A todos ellos me gustaría viajar y disfrutar de sus calles y paisajes. Bueno, no es justo del todo, Roma si que la conozco. He paseado por la plaza de San Pedro en el Vaticano donde Robert Langdon encontró a uno de los preferiti moribundo. Y he visitado las catacumbas donde realizan la primera prueba los protagonistas de El último Catón.

viajar por libros

Catacumbas de la Iglesia de De Santa María de Cosmedinviajar por un libro

Me queda pasear por Bourbon street al son de un buen jazz preguntándome si me cruzaré con Lestat y viajar a las highlands a averiguar si bajo el kilt es cierto que los hombres no llevan nada. Caminar por las calles de El Cairo como la momia de Ann Rice. Y Japón. mi destino más ansiado y el que seguramente me cueste más lograr. Tiempo al tiempo.

viajar por un libro

Freya

Me apasiona leer, devoro libros, uno detrás de otro. Cada vez que acabo uno me quedo con ganas de más história, y con ganas de viajar hasta allí y conocer el sitio en el que está ambientado, si es que no he ido nunca.

Podría decir cientos de libros que me han hecho volar la imaginación a cientos de sitios, pero intentaré quedarme  con los que quizás más me han marcado.

Por supuesto, Amsterdam, donde me imagino paseando entre sus calles, a la vera de los canales, al igual que debió hacer Ana del Diario de Ana Frank tras su exilio en esta ciudad huyendo de su Frankfurt natal invadida por los nazis. Me la imagino paseando risueña con un abrigo y la estrella de David cosida en la solapa para indicar su condición de judía, ajena al horror que se les venía encima. Y por nada del mundo me perdería la visita al zulo en el que ella y su familia permanecieron escondidos hasta su trágico final.

 

 

Otro libro que me ha marcado es Drácula de Bram Stocker, así que en mi lista de destinos pendientes por visitar, no podía faltar la zona de los Cárpatos y por supuesto el Castillo de Bran. Me encanta este libro y reconozco que releerlo me sigue pondiendo los pelos de punta.

 

viajar por un libro

 

Y finalizo este muy resumido listado de sitios a los que viajar tras leer un libro que me haya impactado, con un libro que actualmente estoy leyendo otra vez, Bajo de Sol de Kenia de Barbara Wood. Y es que me entusiasma la idea de hacer un safari fotográfico por Kenia,  por su sabana, por el monte Kenia, la montaña más alta de África tras el Kilimanjaro, poder convivir con sus gentes, Kuyus y Masais, dormir bajos las estrellas en ese continente indómito.

 

viajar por un libro

 

 

Supongo que, debido a mi nombre, debería elegir cualquiera de Star Wars. Estas películas tienen un significado muy especial para mi. Pero una peli que marcó mi infancia y que me hizo querer estar allí fue Los Goonies.

viajar por un libro

Me imaginaba metida en esas cuevas buscado a Willy el tuerto, encontrado ese barco y quedándome con las joyas. Huyendo de los Fratelli porque me daban miedo y queriendo jugar con Slot y el Capitán Gordi.

Flipaba con los inventos de Data.. Y me encantaban los muebles de Goonies. Me hubiera encantado vivir allí, de hecho, creo que hoy por hoy, aun me mudaría allí sin pensarlo mucho…

Para mi es una peli de esas que, cuando la vuelven a dar por la tele, se para el mundo….

viajar por un libro

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Madres Sueltas
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: hola@madressueltas.es.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.