Pros y contras del embarazo temprano

Плюсы и минусы ранней беременности

Hoy la frase “embarazo precoz” es muy relevante. Echemos un vistazo a los pros y los contras de un paso tan serio.

En la mayoría de los casos, este tipo de embarazo transcurre sin complicaciones y termina bien tanto para la madre como para el bebé. Una niña embarazada es una adolescente de maduración bastante rápida que, psicológicamente, todavía casi no está preparada para cuidar de una “muñeca viviente”. Pero si hay una atmósfera psicoemocional favorable a su alrededor, este período la hará muy adulta y la preparará para el nacimiento de un bebé.

Los expertos señalan varios factores de riesgo para el embarazo temprano, tanto para la madre como para el niño.

En primer lugar, el cuerpo de la niña aún no está completamente formado, por lo que dar a luz y tener un bebé es un asunto muy arriesgado.

Además, el equilibrio hormonal en el cuerpo aún no se ha establecido por completo, el útero aún no está listo para las funciones del parto. El embarazo es una carga muy grande para el cuerpo y, dado que aún no está completamente desarrollado, es posible una violación de los órganos internos.

Pero a pesar de todos los riesgos y desventajas del embarazo temprano, también tiene muchas ventajas. Echemos un vistazo a ellos también.

Hoy en día, casi todas las enfermedades crónicas del cuerpo comienzan a manifestarse entre los 25 y los 30 años de edad. Y dado que el embarazo se considera una renovación completa del cuerpo, su inicio temprano reduce el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas.

También vale la pena enfatizar que una adolescente es mucho más resistente que una mujer a los 35 años. Los psicólogos dicen que a esta edad las niñas son menos escrupulosas y emocionales. A diferencia de las mujeres adultas, casi no las atormentan las preguntas sobre si el niño está sano y cómo se llevará a cabo el parto. En general, están menos preocupados y menos nerviosos.

Además, las adolescentes tienen un sistema nervioso muy flexible. Se acostumbran muy rápidamente a su nuevo estado, cambian muy rápida y habitualmente su lugar de residencia y actividades. Las colegialas de dieciséis años se adaptan rápidamente al nuevo entorno.

Lo más interesante es que durante el parto temprano y en el futuro, el problema de “padres e hijos” está casi completamente ausente, ya que la diferencia entre hijos y padres es muy pequeña.

Entonces podemos concluir que dado que ya se ha producido un embarazo precoz, no hay motivo para el pánico, y más aún para un aborto. Con el apoyo de los adultos, y más aún de un ser querido, que apoyará moral y económicamente a la joven madre, el embarazo pasará fácil y sin problemas, y pronto todos disfrutarán de la poca felicidad que nació.

¿Que te ha parecido?
Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.